viernes, 2 de octubre de 2009

DOLOR DE OÍDO: LO QUE NO SE DEBE HACER.

Ni sacudir el dedo meñique dentro del canal auditivo, ni usar un lápiz para remover un tapón de cera suponiendo que esta sustancia es la causa del malestar: ninguno de éstos recursos caseros son aconsejables para aliviar un dolor de oído, al contrario, cualquiera de ellos puede infectar la zona y empeorar aún más la situación.

Es muy sencillo. Cuando uno tiene un dolor de oído, debe tomar un analgésico. Si con eso, el dolor no cede, hay que consultar al médico” explicó el doctor Carlos María Boccio, jefe del departamento de Otorrinolaringología del Hospital Italiano y miembro del comité ejecutivo de la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología (FASO)
El destacado especialista, estuvo en El ojo médico y afirmó que, cuando no se trata de patologías más severas, el dolor de oído puede deberse al estrés, en especial en pacientes adultos. El estrés tanto físico como emocional, a veces ocasiona trastornos en la articulación temporomaxilar ; éste síndrome suele producir dolor de oído u otalgia.
Una mala postura también puede reflejarse en malestar en el oído. Por ejemplo, mantener la cabeza hacia adelante durante muchas horas, mientras se mira la pantalla de una computadora, causa tensión en el cuello y podría terminar en un dolor de oído "referido".
Por otro lado, es común que enfermedades de la garganta, como la faringitis, se presenten con otalgia.

Más allá de estas causas, la otitis es una de las principales enfermedades del oído; es muy frecuente en los niños y produce un intenso dolor. Se trata de la inflamación del oído y según su localización anatómica, se clasifica en otitis externa y otitis media. La primera es la más común, y es la inflamación del conducto auditivo externo, debida generalmente a una infección. La segunda es más compleja y puede tener complicaciones severas. Por eso, ante un dolor constante que no desaparece ni aún con analgésicos, se impone la consulta al profesional.

CONTAMINACIÓN SONORA

El doctor Boccio se refirió además a las patologías de la audición y a la relación de éstas con el incesante ruido al que estamos sometidos quienes vivimos y trabajamos en las grandes ciudades. “La contaminación sonora es muy elevada. Estamos reclamando para que desde el gobierno de la Ciudad, se tomen medidas para disminuírla" afirmó.
Si al ruido cotidiano se le suma el uso cada vez más generalizado de dispositivos para escuchar música a todo volumen a traves de auriculares, el panorama en el largo plazo podría ser el daño auditivo de muchas personas.
La gente joven no se siente afectada. Sin embargo, pasados los 50 años, las personas tienen más labilidad al bullicio o a los altos decibeles y en ciertos lugares, comienzan a padecer un aturdimiento que antes no experimentaban. Así, los efectos de la exposición frecuente a niveles elevados de contaminación sonora, se manifiestan en la adultez, con zumbidos en los oídos o pérdida parcial de la audición.
Ver más en:

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿pu3de ser que por estar mucho enla compu a uno le duela el oído¿

rariiiiiiisimo.. A mi me duele la espalda.